El sábado 30 de marzo en Lonquimay se realizó la primera jornada del año del Programa de Formación en Liderazgo y Dirección de Organizaciones de Bomberos Voluntarios “Construyendo una visión compartida y un aprendizaje en equipo”, con el asesoramiento del Licenciado Gastón Minardi.

Desde las 9 a las 17hs participaron intensamente 148 personas provenientes de 33 cuarteles de la provincia.

El Programa continuará el 26 y 27 de abril con un encuentro para las Zonas I, II, y III, donde se tratarán los desafíos que emergieron en Lonquimay: 

.Adecuación de metodologías y contenidos de capacitación ante el nuevo escenario socio-cultural, sin pérdida de valores de la institución.

.Necesidad de dotar de herramientas útiles a Comisiones Directivas y directivos de Cuerpos Activos para convocar y mantener voluntari@s.

.Necesidad de contemplar elementos de formación humanística en la capacitación de todos nuestros cuadros.

La Federación agradece al Cuerpo Activo y directivos de la Asociación de BBVV de Lonquimay.

ADAPTARSE PARA EVOLUCIONAR

Charlamos con Gastón Minardi para profundizar acerca de la necesidad de este Programa.

-¿Qué importancia tiene este tipo de capacitaciones para las organizaciones?

-Los que trabajamos con organizaciones de todo tipo vamos viendo que sus formas de evolucionar, no solamente de sobrevivir, son mediante sistemas de aprendizaje. Como los organismos vivos. Poner el eje en actividades formativas es fundamental. Podés tener plata, recursos e infraestructura pero si no sabés qué cosas tenés que aprender día a día, año a año, esas cosas no te sirven de mucho.

Por otro lado, la sociedad cada vez más nos plantea exigencias más complejas, por lo cual es fundamental aprender cosas nuevas. El desafío de liderar una organización como Bomberos exige capacitación.

-¿Cómo hace una organización para adaptarse sin perder de vista sus valores?

-En los organismos hay algo que muta, algo pequeño, no una mutación completa. Son algunas pequeñas cosas que permiten que evolucionemos pero seguimos siendo en esencia como éramos hace 3 millones y medio de años. Una organización no muta sus valores. Puede cambiar la visión pero los valores son centrales. Por eso no podemos enseñar solamente a ser bombero, tenemos que enseñar a ser ciudadano y ciudadana.

-¿Cómo influye en una organización como ésta la variedad de edades que contiene?

-Por primera vez en la historia de las organizaciones, a nivel mundial, conviven cuatro generaciones dentro de ellas. Eso implica el desafío de la convivencia intergeneracional. ¿Cómo hago para llevarme bien con alguien a quien le llevo 30 años? Es un desafío y lleva un cambio de mentalidad. Las nuevas generaciones dicen y opinan y cuestionan los supuestos sobre los que las organizaciones funcionan. Es necesario poblar las organizaciones de gente joven pero eso no implica expulsar a los más viejos. Y si podemos juntar el ímpetu de la juventud y la paciencia de la gente mayor, sería extraordinario.

© Federación de Bomberos Voluntarios de La Pampa, 2018.